Ana Lorena & Eury – Hotel W, Panamá

No sé por qué, pero varias veces me pregunté si las chicas que estaba fotografiando en mis primeros años de negocio, me contratarían años más tarde cuando llegara el día de su boda.

Ahora puedo dar respuesta afirmativa a esa pregunta y, Dios primero, vendrán muchas más.

Tuve la oportunidad de fotografiar a Ana Lorena en el 2011, con quien me llevé súper bien desde que nos conocimos. Recuerdo perfectamente esa tarde en el Causeway, en la que inclusive la hice treparse en una piedra gigante, que terminó siendo una de mis fotos favoritas de mi sesión.

Cuando me contactó a finales del año pasado, para comentarme acerca de su boda y que quería que la fotografiara, me emocioné como si se tratara de la boda de una amiga.  

Meses más tarde, llegó la pre boda y yo no podía parar de reír junto a Ana y Eury. Son una pareja con tanta química, que no solo yo estaba encantada con ellos, sino todo mi equipo (que no pararon de decirlo hasta en el día de la boda).

Ellos se conocieron de una manera bastante particular, digna de un guión de película. Eury era cliente del restaurante de Ana Lorena y terminó agregándola a Facebook.

A pesar de que intentó salir con ella por varios años, nunca le hizo caso, hasta que finalmente cedió y quedó igual de flechada como él ya lo estaba con ella. No sé cuántas comidas pasaron para que llegara este momento, pero admiro la determinación de Eury y lo feliz que se hacen estando juntos.

Él es de la arena y ella es de Capira, por lo cual quisieron que su boda tuviera toques bien panameños, los cuales sus invitados disfrutaron por montón. Un conjunto típico, una murga y artista invitado, que hicieron a todos bailar toda la noche.

Fue inevitable no contagiarse del amor que ellos se tienen. Los sentimientos estaban a flor de piel y las lágrimas no faltaron en ambos. Inclusive yo estuve a punto de llorar en más de una ocasión; fue una boda realmente hermosa.

Ana Lorena y Eury, muchas gracias por su confianza. Les deseamos lo mejor en esta nueva etapa que comienzan y que Dios bendiga su unión. ¡Muchas felicidades!